15 de enero de 2009

Tutorial de fotografía: tipos de luz

Uno de los primeros mates importantes que hay que aprender para entender la luz, es saber que hay dos tipos de luz diferentes.

El primer tipo es la luz que genera una fuente pequeña respecto a lo que se está iluminando. Por ejemplo un flash, que es un bombillito de un centímetro, que ilumina a una persona que mide 1.75m. O el sol, que está tan lejos que en términos prácticos es como si fuera un bombillito. Esa luz, que se conoce como luz dura, va a proyectar sombras muy bien definidas y muy oscuras.


Luz dura!

Ven? La sombra está muy definida, y oscura. De hecho si se fijan con cuidado en la sombra que hace el relieve de los números, también está muy bien definida y es casi totalmente negra (vean el arco bajo los números romanos o la figura).

El segundo tipo de luz es el que ocurre cuando tengo una fuente de luz de un tamaño parecido a lo que estoy iluminando. Esa luz se llama luz difusa o luz suave. Y por supuesto, es el opuesto de la luz dura. Genera sombras, pero con bordes borrosos, y las sombras nunca pasan de luz a negro, sino que van oscureciéndose gradualmente.


Luz suave!

Ven la diferencia? No hay sombras negras. La sombra que hace la rana es un gris oscuro, que todavía deja ver el verde de la hoja.

Qué fuente de luz hay ahí? Bueno, resulta que la luz del sol (y probablemente el flash) está rebotando en las hojas de las plantas. Entonces las hojas se convierten en focos gigantes, que son de un tamaño grande respecto a la rana y rebotan la luz en todas direcciones... y... luz suave!

Si no lo logran captar, tranquilos. Cuando lo prueben van a ir entendiendo. El punto central del asunto es que en el momento en que yo agarro la luz dura (del sol o de un flash) y la hago rebotar en una superficie mas grande, se me va volviendo suave. Si yo tomo la luz y la paso a través de una superficie (como una nube o una manta), también se me va volviendo suave.

Suavizar la luz hace que los defectos y relieves se noten menos. También hace que las sombras sean mas tenues, lo cual evita que queden partes "negras" en la foto.


Comparen el pelo en primera foto, que es bajo luz suave, con el de la segunda foto, que tiene una luz mas dura. En el primer caso el pelo está ahí, y se nota cómo está peinado pero no es algo que sobresalga. En el segundo caso se ve a gritos como está peinado... de hecho el pelo prácticamente salta entre todos los elementos. También si se ponen a detallar la cara, van a notar que en la primera foto los bordes de la nariz, los ojos, los labios son suaves, mientras que en la segunda están muy bien definidos y muy delimitados.

En estos casos, donde estaba planeado usar cada tipo de luz, la cosa funciona. El problema es cuando uno no tiene en cuenta el tipo de luz que va a usar y sus efectos. Es ahí donde se producen cosas horribles...


Odio tener que convertir a alguien en el mal ejemplo... pero diay. Obviando por un segundo lo lindo que están haciendo, fíjense en como la luz dura del flash resalta los defectos de la cara. En la primera foto quedaron resaltadas las sombras en la parte superior de la mejilla... lo cual hace que se vean exageradamente hundidos los ojos. También las arruguitas y barros, gracias a la luz, se resaltan más de lo que deberían. Y en la segunda foto, vean como se marca un "hueco" entre la oreja y ojo izquierdo de la de rosado. Y a la otra víctima, los pliegues y las arrugas nos muestran por qué a veces la luz dura simplemente no funciona.

De haber utilizado una fuente distinta de luz, probablemente esos defectos no serían tan notables, porque las sombras serían menos intensas. Precisamente son esas sombras oscuras y definidas las que muchas veces resaltan defectos y cosas que no deberían verse.

Así que en resumen: la luz que viene de cualquier tipo de bombillo o del sol directamente, es luz dura, y va a generar sombras que van a resaltar defectos, y van a provocar zonas negras. La luz que rebota en una superficie, o que pasa a través de una superficie, se vuelve luz suave. Esa luz marca menos los defectos y detalles pequeños en las cosas. En general las fotos que se iluminan con luz suave van a verse más finas y profesionales. Las de luz dura pueden ser muy buenas, pero solo si se planea con calma la iluminación y se analiza bien qué efectos va a provocar.


1 comentario:

El Weedo dijo...

Hey está buenísimo! Luz dura y luz suave... voy a fijarme mejor cuando tomo fotos, porque fijo siempre me quedan como las de las chiquitas, jajaja.