24 de septiembre de 2008

Sanatorio Durán

Uno nunca deja de preguntarse qué historias esconderán esas paredes. Cada esquina parece tener algo que contar, una pequeña pieza de la historia del Sanatorio.

Aunque es posible que si las escucháramos, no nos animaríamos a volver.

4 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Siempre he tenido la curiosidad de conocer ese lugar... pero me imagino que ante tantas historias mudas que debe contar cada rincon, se me eriza la piel.... =s

Terox dijo...

Dicen que ahí asustan...

kagosavampire dijo...

Uy yo quiero ir!!! Tengo demasiadas ganas de conocer el lugar!
No importa si asustan, igual iría

Ei dijo...

TODAS LAS PERSONAS POR LO MENOS UNA VEZ EN SU VIDA DEBEN DE IR A ACAMPAR O A VISITAR ES DE LO MEJOR